Tu Interfaz de Negocios No. 5

Grupo Cosmos / Ediciones Técnicas y Culturales

¿Qué pasaría en México si todos sus habitantes se sacaran la lotería al mismo tiempo? Seguramente un desastre: La mayoría de las personas dejarían sus trabajos para vivir con un ritmo de consumo y gastos desenfrenado, unos cuántos buscarían el modo más lucrativo de invertir el dinero para tener dividendos sin importar las consecuencias de estas inversiones, y sólo una fracción muy pequeña de la población, seguiría trabajando y produciendo para vivir de manera digna con la satisfacción que produce el resultado de un esfuerzo. ¿Quién produciría los bienes que se necesitan?, ¿quién construiría opciones de realización personal a través del trabajo?

La mayoría de las personas trabajan como una opción digna para ganarse el sustento, pero son aún pocas las que lo hacen con plena conciencia de que, a través de sus actividades, realizan parte del potencial que tienen como personas, contribuyen a la construcción de un futuro digno para sus hijos, y más aún, de un presente pleno para sí mismos.

Si bien es cierto que todos necesitamos de un ingreso que nos proporcione un modo de vida, resulta una lástima que aún no haya muchas personas (y sobre todo, organizaciones) que vean a su trabajo como la vía para la autorrealización, para cumplir con el compromiso de realizar la propia vocación.

Nos enfrentamos, pues, a un problema de conciencia, de compromiso y de entereza, tanto en nuestro trabajo, como en nuestra vida personal. Por ejemplo, se sabe que para obtener un kilogramo de carne, se requieren entre 10 y 14 kg. de vegetales que el campo debe producir de algún modo; los procesos de digestión del ganado y de degradación de sus purinas liberan grandes cantidades de metano que dañan la atmósfera; así, para reducir la sobre-explotación del campo y la producción de gases de efecto invernadero, habría que propiciar el consumo de vegetales por sobre el de carne; sin embargo, asistimos a la cultura de la hamburguesa y los cortes americanos.

Bibliografía

México, D.F., 2012, 24 p.
Tamaño: 21.0 x 29.7 cm
Encuadernación: Rústica
Fondo: Ediciones técnicas y comerciales


Títulos relacionados